Newsletters

Newsletters

El Consejo de Ministros aprueba el Programa de Activación para el Empleo
19/12/2014

El Consejo de Ministros ha aprobado el Real Decreto-Ley por el que se regula el Programa de activación para el empleo. El objetivo principal del programa es lograr la inserción laboral de parados de larga duración con cargas familiares que hayan agotado toda protección por desempleo y estén buscando activamente empleo. Los beneficiarios recibirán una ayuda de 426 euros durante seis meses si reúnen determinados requisitos. El Gobierno también ha aprobado mayores incentivos fiscales para Canarias con el fin de potenciar su desarrollo y la creación de empleo.

Este Real Decreto-Ley que regula el Programa Extraordinario de Activación para el Empleo, responde al compromiso suscrito por el presidente del Gobierno y los interlocutores sociales el pasado 15 de diciembre, que se basa en el "Acuerdo de propuestas para la negociación tripartita para fortalecer el crecimiento económico y el empleo" del pasado 29 de julio.

Durante la participación en el programa, el beneficiario no podrá rechazar ninguna oferta adecuada de empleo propuesta por los servicios de empleo o agencias colaboradoras, y se compromete a realizar cualesquiera acciones de activación que le sean propuestas por los servicios de empleo y acreditarlo.

Se estima que los beneficiarios potenciales del Programa, que tendrá un coste de entre 1.000 y 1.200 millones de euros con cargo a los Presupuestos Generales del estado para 2015 y 2016, superarán los 400.000. Los desempleados podrán presentar solicitudes para acceder al Programa desde el 15 de enero de 2015 hasta el 15 de abril de 2016. Su financiación se realizará con cargo los ejercicios 2015 y 2016.

Real Decreto-ley 16/2014, de 19 de diciembre, por el que se regula el Programa de Activación para el Empleo
[Descargar PDF: 278,55 Kb]
Presentación Programa de Activación para el Empleo
[Descargar PDF: 292,30 Kb]

Informe 2014 Fundación BBVA-Ivie Crecimiento y competitividad. Los desafíos de un desarrollo inteligente
18/12/2014

Las señales positivas de recuperación de la actividad de los últimos trimestres, y de corrección de los desequilibrios, necesitan reforzarse con actuaciones que consoliden a medio plazo un crecimiento más generador de valor añadido capaz de generar empleo de calidad y unas políticas públicas eficaces que eviten la exclusión social.

Así lo indica el Informe Fundación BBVA-Ivie 2014: Los desafíos de un desarrollo inteligente, cuarto de la serie iniciada en 2011, que analiza los obstáculos que pueden dificultar la consecución de esas metas y señala qué palancas pueden facilitar los avances.

El desempleo se ha convertido en el principal problema socioeconómico de España, porque lastra la recuperación económica y es la causa del aumento de la exclusión social y la pobreza. Para combatirlo se necesita crear puestos de trabajo cada vez más productivos y lograr que estos sobrevivan, evitando la destrucción en pocos años de gran parte de las empresas y los empleos creados. La consolidación del crecimiento requiere dar pasos para alcanzar un tejido económico más productivo: aumento del tamaño de las empresas, mejora de la formación de los empresarios y la incorporación de conocimiento y de la I+D+i a muchas más actividades. En paralelo, es necesario contar con un sistema público financieramente sostenible, eficiente y equitativo, que se gestione por objetivos e impida la exclusión social.

El Informe presenta propuestas de actuación para impulsar el crecimiento productivo y socialmente incluyente, para generar empleo duradero y productivo, así como acciones formativas o políticas públicas eficaces

Informe Fundación BBVA-Ivie 2014. Crecimiento y Competitividad
[Descargar PDF: 16,22 Mb]
Resumen Ejecutivo. Informe BBVA-Ivie. Crecimiento y Competitividad
[Descargar PDF: 61,67 Kb]

El crecimiento mundial de salarios se estanca por debajo de las tasas anteriores a la crisis
05/12/2014

El crecimiento de los salarios se redujo a 2 por ciento en 2013, comparado con 2,2 por ciento en 2012, y aún no se ha restablecido a los niveles anteriores a la crisis de alrededor de 3 por ciento, según detalla el Informe Mundial sobre Salarios 2014/2015 de la OIT.

Este modesto crecimiento de los salarios a nivel mundial fue impulsado por las economías emergentes del G20, donde los salarios registraron un crecimiento de 6,7 por ciento en 2012 y 5,9 por ciento en 2013. En cambio, el crecimiento promedio de los salarios en las economías desarrolladas fluctuó en alrededor de 1 por ciento anual a partir de 2006, y desde entonces desaceleró aún más hasta llegar a sólo 0,1 por ciento en 2012 y 0,2 por ciento en 2013. La productividad laboral –el valor de bienes y servicios producidos por cada trabajador– sigue siendo superior al crecimiento de los salarios en los países desarrollados, incluso en los últimos años. Esto sigue una tendencia prolongada que se detuvo brevemente durante los años 2008 y 2009 de la crisis financiera.

El creciente desajuste entre salarios y productividad se ha traducido en que una proporción cada vez menor del PIB es destinada al trabajo, mientras que una proporción cada vez mayor va al capital, sobre todo en las economías desarrolladas. El informe incluye un análisis detallado de las recientes tendencias en la desigualdad de ingresos de los hogares y del papel que desempeñan los salarios en estas tendencias. Los salarios son la fuente principal de ingreso de los hogares en los países desarrollados, emergentes y en desarrollo por igual, sobre todo para los hogares de ingresos medios. Por otro lado, el 10 por ciento de las personas con ingresos más altos y el 10 por ciento con ingresos más bajos dependen más de otras fuentes de ingresos.

Informe mundial sobre salarios 2014/2015
[Descargar PDF: 240,81 Kb]
Primate Multimedia Ibérica