Newsletters

Newsletters

El INE publica la cuarta Encuesta de Población Activa (EPA) del 2013
23/01/2014

El paro bajó en 69.000 personas en 2013 con respecto a 2012 (-1,1%), registrando su primer descenso anual desde el segundo trimestre de 2007, según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) hechos públicos por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Con este descenso, el número total de desempleados se sitúa en 5.896.300 personas, su menor nivel desde el tercer trimestre de 2012.

Pese al descenso en términos absolutos del paro, la tasa de desempleo se situó en 2013 en el 26,03% al cierre del año. Este porcentaje es cinco décimas superior al del tercer trimestre de 2013 y prácticamente igual al porcentaje con el que cerró 2012. En el último trimestre de 2013, el paro bajó en 8.400 personas (-0,1%). Se trata del primer descenso en este trimestre desde el año 2004. Se continuó destruyendo empleo en 2013 por sexto año consecutivo. El número de empleos perdidos fue el menor desde 2008. El pasado año se destruyeron en nuestro país 198.900 empleos (-1,17%) frente a los 600.600 de 2012. Del total de 198.900 empleos destruidos el año pasado, 77.500 pertenecían al sector privado (-0,55%) y 121.400 al sector público (-4,1%). Es el tercer año consecutivo en el que el sector público destruye puestos de trabajo.

Por otro lado, el número de hogares con todos sus miembros en paro bajó en 2013 en 1.400, hasta situarse en 1.832.300. Pese a ello, en el último trimestre de 2013, los hogares con todos sus miembros en paro se incrementaron en 24.600, un 1,3% más con respecto al tercer trimestre de 2012. En 2013, el número de asalariados disminuyó en 188.200 personas (-1,3%), todos ellos con contrato indefinido, ya que los asalariados temporales aumentaron en 81.300 respecto a 2012 (+2,5%), frente a un descenso de los indefinidos de 269.500 (-2,5%). En el último trimestre del año pasado, los asalariados indefinidos aumentaron en 45.600, un 0,4% respecto al trimestre anterior, en tanto que los temporales descendieron en 56.000 (-1,7%), situándose la tasa de temporalidad en el 23,92%, casi cuatro décimas por debajo de la del tercer trimestre de 2013.

Todo el empleo destruido el pasado año fue a tiempo completo (-339.300), un 2,3% menos, frente a la creación de 140.400 empleos a tiempo parcial (+5,4%). Por su parte, los trabajadores por cuenta propia descendieron el pasado año en 9.000 personas (-0,3%), lo que situó el número total de empleados por cuenta propia en 3.013.000 personas.

Encuesta Población Activa 4T 2013
[Descargar PDF: 460,74 Kb]

La OIT presenta el estudio Tendencias Mundiales del Empleo 2014
21/01/2014

La débil recuperación económica no se extiende al empleo. Los mercados de trabajo siguen estancados a pesar de la lenta recuperación de la economía global. Esta es una de las conclusiones que se desprenden del informe Tendencias Mundiales del Empleo 2014 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), de reciente publicación. El informe insta a un cambio urgente hacia políticas más favorables para el empleo.

Según el estudio, el crecimiento del empleo permanece débil, el desempleo sigue aumentando – sobre todo entre los jóvenes – y un gran número de potenciales trabajadores desalentados permanece fuera del mercado laboral. En muchos sectores se están produciendo ganancias, pero éstas se invierten sobre todo en los mercados de activos y no en la economía real, perjudicando así las perspectivas de empleo a largo plazo. De continuar la tendencia actual, serán creados 200 millones de empleos adicionales para 2018. Esto es inferior a la cifra necesaria para absorber el número creciente de trabajadores que ingresan al mercado laboral. El informe destaca la necesidad apremiante de integrar a los jóvenes a la fuerza de trabajo. En la actualidad, unos 74,5 millones de hombres y mujeres menores de 24 años están desempleados, una tasa mundial de desempleo juvenil superior a 13 por ciento, más del doble de la tasa de desempleo general a nivel mundial.

La duración del desempleo se ha prolongado de manera considerable. En algunos países como España y Grecia, quienes buscan trabajo necesitan el doble de tiempo para encontrar un empleo que antes de la crisis. Además, un número cada vez mayor de esos potenciales trabajadores se desalientan y quedan fuera de la fuerza de trabajo, lo cual produce un deterioro y una obsolescencia de las competencias, así como un incremento del desempleo por largo tiempo.

Resumen Tendencias Mundiales Empleo 2014
[Descargar PDF: 233,88 Kb]
Documento Tendencias Mundiales Empleo 2014 [EN]
[Descargar PDF: 3,07 Mb]

El Cedefop hace balance de 2013 y presenta sus objetivos para el 2014
27/01/2014

El Cedefop ha hecho balance de los logros alcanzados por los sistemas de educación y formación profesionales (EFP) de los países miembros durante el pasado 2013. Utilizando como base las líneas de estratégicas establecidas para el periodo 2012-2014: la modernización de la FP, la mejora de los sistemas de carreras profesionales y las transiciones entre formación profesional, educación de adultos y el aprendizaje basado en el trabajo y la aplicación en el enfoque de habilidades y competencias como base de la FP, el documento hace hincapié en la función del Cedefop en la prestación de apoyo a los responsables de la formulación de políticas en materia de EFP en Europa durante este último año. Para 2014, el trabajo del Centro ha sido planificado cuidadosamente para garantizar que siga ofreciendo los conocimientos especializados y la información necesaria.

Al mismo tiempo la organización ha publicada una nota informativa titulada ¿Cómo se puede retener a los jóvenes en la formación profesional?, donde expone los niveles y causas de abandono de los estudios por los jóvenes y en concreto los estudiantes de formación profesional. El documento expone por qué los jóvenes abandonan sus estudios, qué medidas están aplicando los países para evitarlo y detalla, además, cómo este hecho afecta a la economía europea.

CEDEFOP Logros 2013, planes 2014
[Descargar PDF: 212,22 Kb]
Retener a los jóvenes en la FP
[Descargar PDF: 241,63 Kb]

La Comisión Europea realiza estudio sobre la evolución del empleo y de la situación social
21/01/2014

Un aumento significativo de la pobreza entre la población en edad de trabajar es una de las consecuencias sociales más perceptibles de la crisis económica. Una reducción gradual de los niveles de desempleo puede no ser suficiente para revertir esta situación si continúa la polarización salarial, especialmente como consecuencia de un incremento del trabajo a tiempo parcial. Esta es una de las principales constataciones del Estudio de la evolución del empleo y de la situación social en Europa de 2013, que también examina el impacto positivo de las prestaciones sociales en la probabilidad de reincorporarse al mundo laboral, las consecuencias de los desequilibrios persistentes entre hombres y mujeres y la dimensión social de la Unión Económica y Monetaria.

En este estudio se muestra cómo el hecho de conseguir un puesto de trabajo puede ayudar a las personas a salir de la pobreza, pero solamente en la mitad de los casos: ello depende en gran medida del tipo de puesto de trabajo de que se trate, así como de la composición del hogar y de la situación del cónyuge en el mercado de trabajo. El estudio también presenta análisis que muestran que, contrariamente a las creencias más habituales, las personas que reciben prestaciones de desempleo tienen más posibilidades de conseguir un puesto de trabajo que las que no las reciben (en igualdad de condiciones). Esto se aplica especialmente a los sistemas de prestaciones bien concebidos, junto con las condiciones adecuadas, como los requisitos para buscar un puesto de trabajo. Estos sistemas tienden a apoyar la mejora de la adecuación de las capacidades a la demanda y, de esta manera, el acceso a puestos de trabajo de mayor calidad, lo cual, a su vez, ayuda a las personas a salir de la pobreza.

Aunque durante la crisis se hayan reducido algunas de las diferencias por razón de género a las que tradicionalmente se han enfrentado las mujeres, siguen existiendo diferencias entre hombres y mujeres en materia de participación en el mercado de trabajo, salarios y riesgo de pobreza. Además, las mujeres todavía tienden a trabajar menos horas en total que los hombres y, si bien esto puede reflejar preferencias individuales, aún sigue desembocando en una disminución de las oportunidades de carrera, una menor remuneración y menores pensiones en el futuro, una infrautilización del capital humano y, de esta manera, un menor crecimiento económico y una menor prosperidad. Se observa que una combinación de políticas eficaz debería incluir que los hombres y las mujeres tuvieran el mismo tiempo de trabajo, una generalización de la flexibilidad laboral, unos incentivos para la división del trabajo no remunerado dentro de las parejas y unas estructuras para el cuidado de niños que sean favorables al empleo, accesibles y asequibles, con unos horarios de cuidado diurno más dilatados.

Evolución del empleo y de la situación social
[Descargar PDF: 28,57 Mb]
Primate Multimedia Ibérica