Newsletters

Newsletters

Un nuevo impulso para las PAE
29/01/2021

La situación del mercado de trabajo en España, afectada negativamente por la pandemia durante el último año, junto con la necesidad de renovar la Estrategia Española de Activación para el Empleo y de aprovechar las posibilidades del Plan europeo para la Recuperación, sitúan en primer plano de actualidad a las políticas activas de empleo (PAE). Este contexto, a pesar de sus retos y de sus riesgos, representa también una oportunidad para el impulso de las PAE a través de la mejora de la planificación, el diseño y la gestión de los programas y servicios que las configuran.

De hecho, cabe esperar que este impulso a las PAE se concrete dentro de este primer trimestre de 2021. Desde el pasado mes de septiembre, fundamentalmente el Sepe, las CCAA y los interlocutores sociales, vienen trabajando para plasmarlo en una nueva Estrategia de Activación para el Empleo 2021-2024 que sirva también para encuadrar el uso de los recursos europeos vinculados al Plan de Recuperación y Resiliencia en el marco de la iniciativa europea “Next Generation”.

Todo indica que la dinámica de concertación, articulada en distintos grupos de trabajo, es positiva. También lo es la concreción de un presupuesto para las PAE de 6.482 millones de euros en 2021, que incluye la nueva financiación europea, supone un incremento significativo del 35,7% respecto del ejercicio anterior y anticipa una voluntad de mejora de las PAE en los próximos años.

La nueva Estrategia, el incremento presupuestario y la reforma previsible de programas y servicios, particularmente de aquellos que se integran en la Cartera Común del Sistema Nacional de Empleo, representan también nuevas oportunidades para consolidar su dimensión local y el papel de las Corporaciones Locales en la mejora de la empleabilidad. Resulta imprescindible considerar el despliegue territorial de la Cartera de Servicios como un elemento consustancial al acceso equitativo de todos los ciudadanos, así como sumar recursos y articular la cooperación estable entre las distintas administraciones públicas, como vienen reivindicando el Foro de Ciudades por el Empleo desde su puesta en marcha hace más de una década.

Para todo ello, convergen dos puntos de partida favorables: por una parte, la consolidación de los instrumentos de gobernanza y cooperación del Sistema Nacional de Empleo durante los últimos años y el amplio consenso político y técnico sobre la necesidad de impulsar las PAE y fortalecer las capacidades del propio Sistema; por otro, el mayor reconocimiento del factor territorial y del papel de las Corporaciones Locales en su relación con el Sistema Nacional de Empleo.

En este sentido, algunas estrategias recientes, como la publicada por el Gobierno del País Vasco en el marco del Plan de Recuperación y Resiliencia 2021-2026, incorporan objetivos y medidas de gobernanza multinivel que incluyen expresamente "proyectos de transformación social" en colaboración con los ayuntamientos. La política de activación para el empleo, especialmente en la atención a los grupos más vulnerables y en los proyectos relacionados con recursos locales, debería ser parte de este enfoque en todas las CCAA, al menos en los grandes municipios.

La adopción de este enfoque a nivel estatal implica el reconocimiento de los ayuntamientos como parte del Sistema Nacional de Empleo, la planificación y la colaboración municipal en la ejecución conjunta con los Servicios Públicos de Empleo autonómicos de servicios y programas territoriales de activación, dotados con recursos plurianuales, articulados en proyectos de cooperación entre administraciones públicas, que se deben concretar en instrumentos jurídicos  estables y adecuados y, por tanto, distintos de la mera adjudicación de subvenciones puntuales que ha sido la forma de gestión más habitual hasta el momento.

Al margen del factor local y con el ánimo constructivo de contribuir a este proceso de impulso de las PAE que se antoja crucial para los próximos años, compartimos a continuación algunas ideas que pueden resultar útiles para la concreción en el nuevo marco estratégico y presupuestario:

- la necesidad de adaptar las acciones a las características y oportunidades de cada persona, manteniendo la aplicación del principio de equidad para priorizar e intensificar la atención a los grupos más vulnerables; esta personalización conlleva la aplicación de un enfoque holístico que considere globalmente las circunstancias personales que condicionan el acceso al empleo, coordinando la acción pública directa de activación y mejora de la empleabilidad con otros recursos educativos, sociales/asistenciales y habitacionales;

- el refuerzo de los servicios públicos de empleo en distintas dimensiones que condicionan sus capacidades de diagnóstico e intervención,  como los medios económicos, la capacitación de sus recursos humanos, la mejora de la digitalización y de la toma de decisiones basada en datos y evidencias empíricas, el perfeccionamiento de los indicadores para la evaluación y planificación de los servicios y programas y el desarrollo de metodologías y recursos técnicos para la atención a los usuarios; a nivel sistémico, como demuestra la experiencia de la Red Europea de Servicios Públicos, también es relevante la identificación y transferencia de buenas prácticas mediante una aplicación continuada del benchlearning o aprendizaje comparativo;

- la vinculación a las necesidades y oportunidades de las empresas y del entorno productivo en general, donde el empleo se materializa, de acuerdo con las características, necesidades y oportunidades del tejido existente, pero aprovechando también el potencial laboral de las actividades económicas innovadoras, de la apuesta por la sostenibilidad y de los recursos endógenos locales; esto implica la vinculación entre las acciones de mejora de empleabilidad de las PAE, especialmente las formativas, y las políticas de crecimiento inteligente y sostenible asociadas a las ventajas competitivas de empresas, sectores y territorios;

Junto a estos, aparecen otros aspectos instrumentales avalados por la experiencia nacional e internacional, como la necesidad de profundizar en la cooperación público-privada y la adopción de criterios de gestión de las PAE orientados a resultados concretos y objetivables. Este enfoque contradice la práctica generalizada de las subvenciones, tanto en el fomento de la contratación como en los programas y servicios basados en la mera justificación del gasto, y sugiere apostar por alianzas en el territorio, fórmulas de cofinanciación y contratación de proyectos con objetivos tasados.

En todo caso, el Foro de Ciudades por el Empleo, como ya hiciera en todas las Estrategias y Planes anteriores de ámbito nacional, procurará realizar un seguimiento constructivo y colaborativo de este proceso de impulso y planificación estratégica de las PAE y ofrecerá, a pesar de las circunstancias actuales, sus propias capacidades para difundir entre las Corporaciones Locales sus conclusiones e instrumentos operativos. 


EPA 4T: datos actualizados del mercado de trabajo
28/01/2021

Las cifra de la Encuesta de Población Activa (EPA) del cuarto trimestre del 2020 muestran que el pasado año terminó con 622.600 ocupados menos que 2019, con lo que el total de personas trabajando en España se sitúa en 19.344.300 y la tasa de paro se sitúa en 16,13%, con 527.900 desempleados más. De debe tener en cuenta que la EPA considera a los trabajadores afectados por expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) ocupados.

A pesar del mal año para el empleo por la pandemia, en el cuarto trimestre de 2020 la situación mejoró con respecto al tercero, con 3.100 parados menos, hasta los 3.719.800, y 167.400 ocupados más, hasta los 19,34 millones, entre ellos los 500.000 incluidos en un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE).

Si se analiza la composición del empleo destruido, se encuentra que son más hombres (338.800) que mujeres (283.800), más nacionales (486.400) que extranjeros (136.200). Los trabajadores del sector privado descendieron en748.400 empleados , mientras que  aumentaron en el sector público.

El año se saldó con 19.800 autónomos y 604.600 asalariados menos. Por sectores, la destrucción se concentró en los servicios, con 537.100 empleados menos. Casi todas las comunidades disminuyeron su ocupación, siendo Cataluña (137.600 ocupados menos), Canarias (112.800) y Madrid (107.100) las que reflejaron la mayores bajadas; mientras que el empleo aumentó durante 2020  en Extremadura (5.500 más), Murcia (2.100) y La Rioja (400).

El paro aumentó más entre las mujeres (305.600) que entre los hombres (222.300) y la tasa de paro dejó la tasa de paro juvenil se ha cerrado en el 40,13 %. Los hogares que tienen a todos sus miembros activos en paro aumentaron en 2020 en 183.900, hasta un total de 1.197.000.

El Observatorio Laboral de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (FEDEA) realiza un análisis de la EPA cada trimestre. Pueden consultarlo en el siguiente enlace: Observatorio Laboral FEDEA.

A su vez, la Organización Internacional del trabajo (OIT) creó al inicio de la pandemia el Observatorio sobre el Covid-19 con publicaciones periódicas en relación a la evolución de la epidemia y su impacto en el mundo del trabajo. Puede descargar el último Observatorio de la OIT: La COVID‑19 y el mundo del trabajo. Séptima edición al final de esta noticia y acceder a todos los informes publicados en el siguiente enlace: Observatorio de la OIT.

La COVID y el mundo del trabajo. Séptima edición
[Descargar PDF: ]

Refuerzo del compromiso europeo con el empleo
31/01/2021

Como respuesta a la crisis económica y financiera cuyo inicio suele situarse en el año 2008 puede decirse que la Unión Europea aceleró sus acciones en favor del empleo y, particularmente, las que se orientan hacia la mejora y modernización de los servicios públicos de empleo (SPE). Se puede obtener una visión de conjunto actualizada en el siguiente enlace: Public employment services - Employment, Social Affairs & Inclusion - European Commission (europa.eu) y, por lo que respecta a la respuesta europea frente al coronavirus, en Coronavirus response | European Commission (europa.eu)

Por lo que respecta específicamente a los SPE, la colaboración a nivel europeo se remonta a 1997, cuando la Comisión creó un grupo asesor informal de directores/jefes de los SPE (HoPES). Pero fue la creación de la PES Network, la Red Europea de Servicios Públicos de Empleo la que supuso un antes y un después en este ámbito de la cooperación dentro de la UE.

Desde 2014 la Red Europea de Servicios Públicos de Empleo se apoya formalmente en una Decisión del Parlamento Europeo y el Consejo para mejorar la cooperación entre los SPE de todos los Estados miembros de la UE 27, así como Noruega e Islandia y la Comisión Europea (https://www.pesnetwork.eu/es/download/pes-network-decision/).

El objetivo principal de la Red es promover la modernización de los SPE, “alentando el uso óptimo de la tecnología en la evolución y mejora de las fuentes de datos, ayudándoles a adaptar su función y contribuyendo a la implementación de las políticas y estrategias de empleo de la UE” en todos los Estados miembros. Desde entonces, la referencia de la PES Network resulta imprescindible para el “aprendizaje comparativo” (benchlearning), que analiza y compara el desempeño de todos los SPE, facilita el intercambio de ideas y mejores prácticas y utiliza los resultados para impulsar proyectos y establecer recomendaciones operativas.

Ejemplo de las iniciativas impulsadas por la PES Network es la “Garantía Juvenil”, que adopta un nuevo enfoque para la lucha contra el desempleo juvenil a través de la “garantía” de que todos los jóvenes europeos que buscan trabajo reciban una oferta para un trabajo adecuado o una oportunidad formativa. La Comunicación anexa titulada “Apoyo al empleo juvenil: un puente hacia el empleo para la próxima generación”, de julio de 2020, refuerza la “Garantía Juvenil” y la convierte en la piedra angular de la política de activación y transición laboral para la juventud europea, que requerirá adaptar los instrumentos de empleo y aprendizaje para todos los menores de 30 años.

Lo mismo cabe decir del programa de evaluación del desempeño de los SPE europeos, impulsado por la PES Network dentro de su iniciativa de benchlearning y refrendado en España por el Sepe a través del programa EVADES, que ya ha completado dos períodos de evaluación y ha generado un conjunto considerable de recomendaciones de mejora para los SPE españoles.

Recientemente, a la luz de los impactos de la pandemia COVID-19, la Red europea de SPE ha publicado su programa de trabajo para el año 2021. El papel de los SPE en la adaptación y la recuperación de la crisis serán los temas rectores de las actividades de este año, que se amplían en forma de evaluaciones virtuales y diversas actividades de aprendizaje mutuo en línea. Para ello, la PES Network trabajará durante 2021 sobre 4 pilares temáticos:

  • Recuperación y futuro del trabajo
  • Prestación de servicios de recuperación y SPE
  • Gestión del desempeño de SPE
  • Iniciativas de la UE y visibilidad de los SPE

Puede consultarse el programa de trabajo completo en el siguiente enlace: Programa de trabajo de la red PES 2021

Apoyo al empleo juvenil: un puente hacia el empleo para la próxima generación
[Descargar PDF: ]
Upskilling, reskilling PES Network
[Descargar PDF: ]

El reto del mercado laboral inclusivo
18/01/2021

El informe Discapacidad y expectativas para la nueva década, presentado por la fundación Adecco, persigue el objetivo de mantener viva la voz de las personas con discapacidad en tiempos de COVID-19, minimizando el riesgo de que quede silenciada y/o relegada a un segundo plano, así también como conocer de primera mano las necesidades demandadas y expectativas de las personas con discapacidad para ofrecerles una respuesta de calidad y ajustada a las mismas. Todo ello con el empleo en el horizonte como el principal elemento de inclusión y de normalización de la vida de los más vulnerables. Las conclusiones de este estudio se basan en una encuesta a 600 personas con discapacidad entre 18 y 60 años.

El impacto de la emergencia sanitaria en personas con discapacidad está siendo muy importante. El cierre de centros de día y la suspensión de servicios de apoyo educativo y terapéutico durante el confinamiento obligaron a muchas personas con discapacidad a interrumpir bruscamente sus terapias y tratamientos. Las medidas de distanciamiento llevan meses obstaculizando relaciones y estímulos sociales, con el impacto que ello conlleva para este colectivo.

Las personas con discapacidad parten de una situación de desigualdad laboral que evidencia su mayor vulnerabilidad en tiempos de crisis, viéndose doblemente expuestos a situaciones de pobreza y/o exclusión. Así, antes de la pandemia, solo el 34,5% de las personas con discapacidad era población en activo, una cifra 43 puntos inferior a la de la población sin discapacidad. Su tasa de paro alcanzaba, al cierre de 2019, el 25%, 10 puntos por encima de la media general. Y su tasa de empleo no llegaba al 26%, frente al 66% de las personas sin discapacidad. En cuanto a la generación de empleo en tiempos de pandemia, las cifras lo dicen todo: el año 2020 se ha saldado con el primer descenso en la contratación de personas con discapacidad desde 2012 (-26%), debido al parón en muchos sectores estratégicos como la hostelería o el turismo. 

Informe discapacidad y expectativas para la nueva década
[Descargar PDF: ]
Primate Multimedia Ibérica